LOS VENCEJOS

¡Muy buenas!
Pues hoy vengo a hablaros de una de mis 3 aves favoritas*: ¡El vencejo común (Apus apus)!
Es posible que muchos de vosotros ya conozcáis la especie pues es un ave que no es difícil de encontrar en entornos urbanos: son esos pájaros negros con alas con forma de hoz o de ballesta que vuelan a gran velocidad en bandadas describiendo elipses sobre los edificios y las calles mientras emiten un chirrido veraniego. A menudo se confunden con las golondrinas, pero hoy aquí voy a hablar un poco más sobre ellos para que aprendáis a identificarlos.

 Foto: Jesús Colás.


Los vencejos son aves coloniales de carácter estival en nuestro país (es decir, que vienen en primavera-verano y el otoño e invierno lo pasan en África), donde podemos ver varias especies todas ellas protegidas por ley y catalogadas en el Cátalogo Nacional de Especies Amenzadas como "de interés especial". Las especies que podemos ver en la península ibérica son:

- Vencejo común (Apus apus, especie sobre la que se va a centrar la entrada)
- Vencejo real (Apus melba)
- Vencejo pálido (Apus pallidus)
- Vencejo cafre (Apus caffer)
- Vencejo moro (Apus affinis)



Es frecuente que en ocasiones se confundan con otras especies similares como golondrinas o aviones, pero te voy a facilitar un poco cómo hacer una correcta identificación:


Imágenes de SEO BIRDLIFE. Autor: JUAN VARELA.


Su principal amenaza es la destrucción de sitios donde nidificar y es que a estos animales les gusta hacerlo en las oquedades de los edificios y construcciones humanas... pero éstas cada vez tienen menos oquedades así que cada vez tienen más complicado encontrar dónde establecer una colonia.

Los vencejos son aves de la familia Apodidae, pertenecientes al orden Apodiformes. Y aquí hacemos la primera parada: ¿Qué significa esto? Si analizamos la palabra "apodiforme" podemos desglosarla de la siguiente manera: prefijo A (en griego, significa "sin"), PODI (del griego también, significa "pies" o "patas") y FORMES ("con forma de"), ergo... su significado viene a ser "con forma de no tener pies" debido a que estas especies tienen las patas "atrofiadas", y es que es un ave que no las utiliza porque realiza toda, TODA, su vida en el cielo. ¡De manera literal!: una vez empieza a volar, nunca más vuelve a posarse, realizando toda su actividad en el aire. ¿Toda... toda? ¡SÍ!:

- Caza los insectos de los que se alimenta (es una ave insectívora) volando.
- Bebe agua volando a ras del agua.
- ¡Copula en el aire!
- ¡Duerme en el aire! (Existe la teoría de que lo hace alternando los hemisferios cerebrales: cuando uno duerme el otro está en estado de vigilia, misma técnica que utilizan los delfines para dormir mientras nadan).

Para ello estas aves tienen un diseño que es la perfección aerodinámica hecha pájaro: unas alas largas, una cola corta... de hecho es el ave más rápida del mundo... y aquí alguno dirá "ÑEEEEKK!! ¡¡ERROR!! El ave más rápida del mundo es el Halcón peregrino!!" Pues sí y no, porque el Halcón peregrino alcanza velocidades de casi 380 km/h... en picado. En vuelo, lo que se dice vuelo, el más rápido es el vencejo con una velocidad de 170 km/h. Y respecto a esto luego os contaré una historia... PARA FLIPAR, jejeje.

Son aves extremadamente sensibles a las presiones atmosféricas, de forma que cuando se acerca una tormenta pueden, o bien subir y volar a alturas sobre los 3 kilómetros de forma que lo hacen por encima de las nubes de la tormenta, o bien desplazarse los kilómetros que hagan falta (que pueden llegar a ser incluso cientos) donde las condiciones meteorológicas sean más apropiadas. De hecho, y dado que estas tormentas pueden durar varios días, los polluelos de vencejo están adaptados a poder sobrevivir varios días sin ser alimentados por sus padres. ¡Todo una proeza para un animal con poco tiempo de vida!


Foto: Dr Bioblogo.

Es habitual que en verano nos encontremos algunos vencejos en el suelo, a menudo por posible deshidrtatación, o porque hayan colisionado contra alguna cristalera reflectante pensando que "el cielo continuaba". También pudiera ser algún polluelo que, debido al exceso de calor y huyendo de él, salte del nido antes de lo que toca. ¿Qué ocurre entonces? Que como las patas las tiene atrofiadas como he comentado antes y no le permiten saltar ni coger carrerilla al intentar aletear sus largas alas golpean el pavimento sin conseguir remontarse. Es importante que, si te encuentras en esta situación, sepas como proceder, por lo que te recomiendo que te veas este vídeo donde explico qué hay que hacer:


Os he dicho antes que os iba a comentar una historia increíble sobre los vencejos y alta velocidad en vuelo. Es una historia que figura en el libro "Aves de Europa de Peter Hayman y Philip Burton". Bien, pues aquí va:

Hubo una vez un apicultor que observó que había un grupo de vencejos sobrevolando sus colmenas. "¡Oh, no! Se me van a comer las abejas!", pensó. Ni corto ni perezoso cogió una escopeta y empezó a matar vencejos...
Después se acercó a las víctimas, donde les abrió en canal el estómago: quería saber si habían comido muchas para valorar el alcance de los destrozos. Su sorpresa fue mayúscula cuando observó que en su estómago ¡¡¡SÓLO HABÍA ZÁNGANOS!!! (Los machos de las abejas).
¿Por qué motivo? ¡Pues porque los zánganos no tienen aguijón, solo lo tienen las hembras! (El aguijón es realmente un ovopisitor, que es lo que les permite a las abejas colocar los huevos). Para los vencejos es menos peligroso (o más cómodo) tragar vivo un animal si aguijón que con aguijón... Ahora bien, esto significa una cosa INCREÍBLE:
¿Os habéis parado a pensar la habilidad en vuelo que ha de tener este animal para: 1- ver una posible presa 2- seleccionar en tan poquísimo tiempo debido a la velocidad el sexo de la presa 3- ¡capturarlo!

¿Qué os parece? ¡No me digáis que no es asombroso!










Comentarios