UA-111431283-1

lunes, 30 de abril de 2018

EL CUCO (CUCULUS CANORUS)

¡Muy buenas!
Me estoy leyendo un clásico: "La vida a prueba", de David Attenborough (1993). Un libro lleno de curiosidades del mundo animal ("La apasionante lucha de los animales desde el nacimiento hasta la muerte por sobrevivir y perpetuar su especie. Un riguroso estudio de las pruebas a las que se enfrenta la vida", según reza su propia portada) escrito en un lenguaje totalmente accesible a todo el mundo en el que comenta algunos de los recursos que utilizan los animales para su supervivencia. Entre eso y lo barato que es (11€) os recomiendo que vayáis de cabeza a por él, pues no os dejará indiferente nada de su contenido.

El caso es que en el libro comenta el conocido parasitismo que los cucos (Cuculus canorus) realizan a la hora de colocar sus huevos en los nidos de otra especie. Lo hace tan bien, que quiero poner aquí un extracto suyo para dar a conocer un poco más a este animal lleno de curiosidades y la forma con la que realiza dicho parasitismo. Ahí va:

"La hembra del cuco obliga a otros a que se cuiden de sus huevos. El cuco común europeo embauca a currucas, acentores y petirrojos. El acto tiene lugar con rapidez. La hembra se posa en el borde de un nido ajeno, coge uno de los huevos con el pico y se va con él para tragárselo; vuelve inmediatamente y pone otro para sustituirlo. Es importante que todo transcurra rápidamente para que los pájaros no vean al intruso ni se den cuenta del cambiazo, en cuyo caso abandonarían el nido. El cuco no tiene tiempo de acomodarse en el nido y su huevo suele caer de una cierta altura. No se rompe aunque caiga encima de otros huevos porque tiene la cáscara dos veces más gruesa que los huevos del huésped.
El cuco puede poner el huevo con mucha rapidez porque lo ha retenido en el cuerpo hasta veinticuatro horas después de que adquirido la cáscara y esté a punto de puesta; por lo tanto puede ponerlo en cuanto se presenta la oportunidad. Esto le da otra ventaja. Con el calor del cuerpo de la madre que recibe durante este tiempo de más, el pollo ha empezado a desarrollarse. Es más, el tiempo de incubación del cuco es, en cualquier caso, uno o dos días más corto que el que necesitan los polluelos de huésped, por lo que el joven cuclillo tiene bastantes probabilidades de nacer antes de que los ocupantes legítimos del nido. Si así ocurre, arquea la espalda y con ella empuja a los otros huevos fuera del nido.
En la mayoría de los casos los huevos del cuco se parecen a los del huésped. En caso contrario de los propietarios del nido podrán descubrir la sustitución y arrojar el huevo. Aunque el cuco es mayor que cualquiera de sus huéspedes habituales, sus huevos son relativamente pequeños en relación a su tamaño, por que son parecidos a los del anfitrión, parecido que se refuerza con la pigmentación similar que presentan los huevos de casa hembra según la especie que parasitan. Es decir, las hembras que habitualmente parasitan a los bisbitas ponen huevos moteados, mientras que las que escogen al colirrojo real en la Europa continental los ponen azules y sin manchas."

¡Toma ya! ¡Cada hembra de cuco busca para colocar sus huevos (¡hasta 25!) especies cuyos huevos son parecidos a los que coloca! Es decir, no todas hembras de cuco colocan el mismo tipo de huevo (moteado/dibujo, etc), y en función a como es la personalización propia de los huevos del individuo, busca una especie con huevos similares donde colocarle uno. Aquí una ilustración del libro "Fauna Ibérica" de Félix Rodríguez de la Fuente (1993) donde se puede apreciar:


Me parece increíble, como también me parece increíble que un recurso que utiliza para que los padres abandonen el nido durante un momento y poder hacer el cambiazo del huevo es imitar el sonido de un predador (como por ejemplo el gavilán).

En fin, que como os he dicho el cuco es un ave increíble, llena de curiosidades, y es que como ya he dicho en alguna ocasión "no hace falta irse a otros mundos para conocer animales fantásticos": los tenemos más cerca de lo que pensamos (a veces sólo a cientos de metros de nuestra ventana), pero lo que ocurre es que nos falta conocerlos un poco más a fondo...

No quería dejar la entrada de hoy sin agradecerle a la especie su contribución para ayudarnos a estudiar/entender/conocer un poco más el fenómeno de la migración. ¿Por qué? Bien, el cuco es un ave que migra: pasa el invierno en África y vuelve para Abril, volviéndose a marchar en septiembre. Tiene su propia migración particular como especie realizando unas rutas concretas. ¿Qué significa esto? Pues que una de las teorías que había alrededor de la migración de las aves es que éste era aprendido de los padres, pero sin embargo el cuco realiza el mismo recorrido que sus padres biológicos sin que sus padres adoptivos se lo hayan enseñado, lo que demuestra que la migración no es aprendida si no innata aclarando un poco los misterios de éste increíble fenómeno... aunque si bien es cierto que quizás no se pueda extrapolar a todas las especies de aves migratorias y en algunos casos si que pueda tener un componente de aprendizaje.

Hasta aquí la entrada de hoy, espero que os haya gustado y hayáis aprendido algo nuevo.

Recordad que podéis seguir el blog en el grupo de Facebook "entre pinos y sembrados", en Twitter a través de la cuenta @pinosysembrados o en el canal de Youtube "entre pinos y sembrados".

¡Hasta la próxima!

3 comentarios:

  1. Qué bonito el cuco... y qué bonita entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ernesto!
      Me alegra de verte por aquí ;)

      Eliminar
  2. Gracias también por los comentarios sobre libros en los que valen la pena investir.

    ResponderEliminar