viernes, 13 de noviembre de 2015

Entrevista a Víctor J. Hernandez, ornitólogo.

¡Muy buenas!
Hoy quiero colgar en el blog una entrevista que le he hecho a Víctor J. Hernandez, ornitólogo, naturalista y editor.
He de decir que sigo a Víctor desde hace mucho tiempo y admiro el trabajo que hace como divulgador de la naturaleza y en especial de sus conocimientos sobre aves,  de ahí a que me lanzara a pedirle un poco de su tiempo para una entrevista.
Aquí os la dejo:


-¿Cómo empezaste en la ornitología?
Las aves, como el resto de animales, me gustan desde que tengo recuerdos, siempre pendiente de ellas. Pero di un paso importante para observarlas más en serio a los seis años, cuando tras ahorrar mucho tiempo y con la ayuda de mis hermanas me compré mis primeros prismáticos. Antes ya usé unos de un tío mío para ver las estrellas, pero el esfuerzo se encaminaba ahora hacia los pájaros. Aún recuerdo los dos primeros que vi a través de la lente, que me sigue pareciendo que tiene algo de mágica, de los prismáticos: fueron la curruca capirotada y el colirrojo tizón. A partir de ahí se abrió una puerta a una nueva dimensión feliz poblada de seres alados. Esto fue allá a finales de los años setenta, cuando comencé a tomar también las primeras notas de campo.

- Actualmente hay un grave problema con las aves que chocan contra las cristaleras-espejo de los edificios...
Cosa que se soluciona en gran medida haciéndolas visibles, poniéndoles pegatinas, por ejemplo. Lo mismo que con los vallados, aunque en este caso se trata de poner placas o nudos de cinta plástica de color para visibilizarlos. Más complicado es evitar el impacto de las aves migradoras nocturnas con los edificios iluminados, o con la infinita red de tendidos eléctricos. Porque tenemos en mente la clásica corrección de una torreta peligrosa, para evitar la electrocución de las grandes aves que se posan, pero mueren muchísimas más, sobre todo paseriformes que migran por la noche, por colisión con los hilos. No está cuantificado, pero el problema debe tener tales dimensiones que sin duda debe ser uno de los factores que afectan a escala de población a distintas especies.

 -Existe el mismo problema con las aves y los coches en carreteras, pero ahí la solución es peor por lo complicado que resulta impedir que un ave cruce una carretera.
Bueno, se han desarrollado algunas medidas que ayudan a minimizar este problema. Aparte de limitar la velocidad en los puntos negros de atropellos, se recomienda plantar setos altos o hileras de árboles a los lados de las carreteras; es decir, recuperar esas galerías arboladas que tenían muchas de ellas hace apenas cincuenta años. De este modo las aves no cruzan directamente: la mayoría de ellas cruzarán sobrevolando la arboleda, por encima de la altura de los vehículos; las aves no forestales no se acercarán a la zona de peligro, y las de costumbres más arbóreas se posarán en el arbolado contiguo, desde donde tienen más posibilidad de fijarse en los vehículos antes de emprender el vuelo que si simplemente llegan a la carretera en un vuelo continuo de desplazamiento. Seguiría habiendo bajas, pero notablemente menos.

- Según esta noticia (http://www.europapress.es/ciencia/habitat-y-clima/noticia-grave-disminucion-aves-europa-421-millones-menos-30-anos-20141103131431.htmlen 30 años han disminuido en 421 ¡millones! la cantidad de pájaros ¡SÓLO EN EUROPA!
Preguntando a los viejos pastores, carboneros, cazadores y otras gentes de campo, todos recuerdan que antes había muchas más aves que ahora. Y tienen razón. Costó mucho esfuerzo poner en marcha el programa de seguimiento pan-europeo de las poblaciones de aves que ahora nos proporciona estas cifras del artículo, un programa que en nuestro país se movió desde SEO/BirdLife, el ICO y otras entidades, y en cuya implantación estuvo mi esfuerzo comprometido más de siete años. Y los resultados son claros. Simplemente venimos a poner datos a la percepción de la gente de campo. Muchos de ellos te dicen que se debe al veneno (los pesticidas) usado en los cultivos. Otros añaden incluso que el paisaje ha cambiado, desde la urbanización a los tipos de cultivos, incluso al marco de plantación del cereal. Y es por eso y por mucho más, como comento con más detalle en varias de las repuestas de esta entrevista.

- En España vemos ese declive con los gorriones, los mochuelos, la tórtola común...
Hay dos grandes grupos de aves especialmente afectadas: las de los medios agrícolas y las migrantes transaharianas; es decir, aquellas aves que crían aquí y que pasan nuestro invierno en el África subsahariana. Los medios agrícolas han cambiado sustancialmente en las últimas décadas: se ha incrementado el uso de plaguicidas y abonos químicos, han variado los tipos de cultivos, las rotaciones, la forma de plantación, se ha mecanizado la agricultura e intensificado todo el proceso. Han proliferado las concentraciones parcelarias y los monocultivos, eliminado márgenes y setos, homogeneizando el paisaje. Las transformaciones a regadíos intensivos de los secanos tradicionales. Y la agricultura y ganadería marginales, y diversificadoras del paisaje, como las de montaña, han sido abandonadas en amplias superficies de nuestro territorio. El cambio del paisaje agrario ha sido brutal en muy poco tiempo. Por su parte, las aves migrantes transaharianas se han visto afectadas tanto por varios de los factores anteriores, como por los pesticidas, al ser gran parte de ellas insectívoras, y por otras variables que se han ido apuntando en los últimos años, como las devastadoras transformaciones de hábitat y los efectos sobre el clima local en las regiones de invernada. Y no solo eso, pero sería demasiado largo enumerarlo aquí.

"La primavera silenciosa", de Raquel Carlson.
Rachel nos advirtió, hace tanto como en 1962, de los efectos de los pesticidas en el medio. Con las aves como bioindicadores y nosotros mismos como sujeto final que acabaría pagando las consecuencias. El proscrito entonces fue el DDT, que se prohibió rápidamente en Estados Unidos y después en otros países occidentales. Pero que aún hoy se sigue vendiendo y usando masivamente en países en desarrollo. Lo que seguramente no imaginaba Rachel es que la generación de productos químicos que afectaran gravemente a los sistemas naturales se iba a disparar tanto y a irradiar en tantas formas diferentes como sucedió después, por mucho que se hubiera prohibido el DDT. Con efectos tan letales como el de los disruptores endocrinos, esas sustancias químicas pensadas para otros usos, muchos de ellos como pesticidas, que finalmente alteran los procesos fisiológicos hormonales, hasta provocar la muerte, malformaciones, infertilidad o incluso el cambio de sexo según las especies afectadas. Y eso que apenas estamos empezando a conocer sus consecuencias.

- Por contra, ¿hay alguna especie que se haya incrementado?
Sí, el grupo de las aves forestales, pues su hábitat se ha expandido notablemente con el abandono de la agricultura y ganadería marginales, y la recuperación de las zonas forestales que antiguamente se explotaban para sacas de leñas antes de la propagación de otros medios y combustibles.

- Explícanos que es, en argot ornitológico, que es un "bimbo".
¿Sabes que es un término que no he utilizado nunca? Viene de usarlo en los años ochenta algunos observadores de aves catalanes para referirse entre ellos a las especies de aves vistas por primera vez en tu vida, lo que los anglosajones llaman un "lifer". Por entonces los paquetes de esta marca de pan llevaban un cromo de regalo, así que adoptaron el nombre de la marca como asociación de la alegría de ver un ave nueva con la suerte de que te saliera el cromo. Este uso entre unos pocos colegas comenzó a extenderse a finales de los noventa y en los dos mil, con el desarrollo de los foros en Internet, entre la gente que comenzó a ver aves por entonces, y especialmente en el mundillo de los interesados en las aves raras. No caló tanto entre quienes veníamos observando aves desde antes.

- Uno de los grandes trabajos que haces es fomentar los comederos y las cajas nido. 
Gracias. Claro, creo que es importante. Más allá de la ayuda que podamos proporcionar a algunas aves aportándoles alimento en épocas precarias como el invierno, o lugares de nidificación en entornos humanizados donde cada vez hay menos huecos, el día en que en casi cada calle haya alguien poniendo comederos y nidales a las aves en su jardín, su terraza o balcón; en que muchos colegios se animen a ello; en que en parques y jardines públicos también se instalen, estoy seguro de que seremos un país más concienciado, con las aves y con la conservación de la Naturaleza. El futuro depende de ello. Estas propuestas, al fin y al cabo, no son más que una forma de intentar caminar hacia allí.

- Vas a sacar un nuevo libro sobre la iniciación a la ornitología: "¡Observar aves es divertido! ¿Cómo empezar?"
Sí, sale a finales de este mes o principios de diciembre. En él vuelco los trucos del "oficio" después de casi cuarenta años ejerciendo, tanto para iniciarse como para profundizar en los diferentes aspectos. Intento resolver las dudas que me han planteado muchos principiantes y no tan principiantes a lo largo de años impartiendo cursos sobre el tema. Espero que sirva de impulso a mucha gente y que termine de animarles a salir a ver pájaros. De verdad, una vez dentro no es tan "chorrada" como parece desde fuera. Pasará a ser una afición, una pasión , incluso una necesidad en tu vida a partir de ese momento. No en vano son millones, y cada año muchos miles más, los observadores y observadoras de aves en todo el mundo. De entre los cuales, por cierto, han surgido las principales voces y organizaciones de defensa de la Naturaleza del planeta. ¡Qué tendrán las aves! ¿Verdad? Ven y averígualo...

 - Siempre pensé que las palomas en núcleos urbanos pueden quedar muy bonitas, pero su funcionalidad es más bien baja. Si en vez de palomas hubiéramos acercado a las ciudades pájaros insectívoros al menos tendríamos menos mosquitos durante el verano. ¿Es una idea práctica?
Bueno, la funcionalidad original de las palomas en pueblos y ciudades era más bien gastronómica, una suerte de "ganadería voladora" que se aprovechaba en forma de huevos y pichones. Además hubo otras, por no hablar de las modalidades deportivas. Luego, en la gran ciudad, quedó más bien en simbólica. A tiempo estamos de hacer de los pueblos y ciudades lugares más amables para las aves insectívoras, pero no sólo para ellas, sino para el resto de especies (muchas granívoras son muy insectívoras durante la cría), y para la demás fauna cercana, como anfibios, erizos y otros pequeños vertebrados e invertebrados útiles.

- ¿Qué opinas de la cetrería?
Es una técnica de caza de la que no me interesa nada su uso para atrapar piezas, es decir, para cazar, como tampoco de ninguna otra técnica. Pero sí para aprender sobre los mecanismos de conducta de las rapaces y de las presas, así como sus aplicaciones a la recuperación y conservación de especies protegidas y amenazadas, que van desde el simple manejo de aves accidentadas para reducirles el estrés a las técnicas de crianza para la reintroducción o reforzamiento de poblaciones. También es preciso desmentir aquello de que es la más profunda y libre alianza entre el hombre y el animal que dejó escrito Félix, que es muy poético pero no es real, ya que de alianza libre no hay nada: el ave, que no pudo nunca elegir, es siempre un sirviente, encadenado con el hambre, y adiestrado para serlo.

- ¿Y del anillamiento? Porque hay que reconocer su importancia científica, pero también tiene muchas críticas...
Cuando hay preguntas por resolver respaldando un proyecto, el anillamiento me parece un método eficaz. Hay que seguir potenciando al anillador investigador, aquel que desarrolla estudios de campo para resolver cuestiones sobre las aves y además publica los resultados. Sí, del conjunto de anillamientos se extraen conclusiones de importancia sobre la ecología de las aves (movimientos, distribución, fenología, longevidad, demografía, mortalidad, biometría, etc.) cuando se analizan. Pero cuando el anillador a título personal o con un equipo, o en colaboración con otros anilladores, se plantean sus propios estudios, se puede hilar más fino para obtener información esencial para el conocimiento y conservación de las aves. Entonces son mayores los beneficios que los inconvenientes, para la ciencia y también para las aves, que son las que importan.

- Tengo la "Guía sonora de aves de España". Cada día, me la pongo un ratito para aprenderme los cantos. ¿Algún consejo para memorizarlos mejor?
Sí, claro. Nada mejor que escuchar a las aves directamente en el campo. Cuando escuches una, intentan localizarla. Acércate poco a poco, hasta que la veas y puedas identificarla. Asociarás enseguida la especie a su canto. Y seguramente escucharás más variedad de voces que las registradas en las grabaciones, que por fuerza son limitadas. Luego, conviene refrescar continuamente los cantos saliendo al campo, que con el tiempo se nos van escapando. Aunque siempre hay alguien con especial oído y memoria musical.

- Yo siempre he dicho que la ornitología es como un álbum, que vas rellenando cromos hasta que lo tienes lleno del todo.
Pájaros hay en todas partes, en todos los lugares y en todo momento. Además, para darle más emoción, según el lugar habrán unos u otros, según el momento del día también y dependiendo de la estación del año también, por lo que es difícil no estar en todo momento entretenido. Pero, por si fuera poco, además la variedad de cosas que ver y aprender es enorme. Habrás "tachado" tal o cual especie en tu lista pero te queda observar toda su biología, su conducta, fenología y sus relaciones ecológicas intra e interespecíficas y con el medio, por no hablar de profundizar en su identificación de campo o de evaluar su situación y necesidades de conservación, aunque sea localmente, la repuesta a las acciones de conservación aplicadas, o aprender sobre la cultura popular y la etnobiología o etnoornitología asociada a esa especie. Así que la ornitología dista mucho de limitarse al álbum, a la lista de especies.

- Para acabar: ¿algún comentario por tu parte?
Sí, para quienes todavía no han animado a observar aves. Toma unos prismáticos, prestados, comprados bien baratos, o a simple vista, y sal a ver aves. Da igual que sea desde la ventana o al parque cercano, a la afueras del pueblo o la ciudad o en pleno campo. Durante esos momentos, adiós preocupaciones, hola alegría. Se abrirá un mundo nuevo para ti. Donde moran las aves, esos seres emplumados que ponen alas a la felicidad.


¡Hasta aquí la entrevista! ¿Os ha gustado?

Para saber más sobre la labor de Víctor y sus publicaciones puedes visitar su web: www.victorjhernandez.com
Una vez más, agradecerle a Víctor su labor divulgativa  sus conocimientos  y su tiempo.: ¡Gracias, Víctor! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario