viernes, 12 de diciembre de 2014

UN POCO MAS DE FOTOTRAMPEO: EN BUSCA DE TEJONES CON BENJAMIN SANZ

¡Buenas!
Hace unos días Benjamín me comentó que tenía ganas de pillar algo de tejón (Meles meles) con la cámara trampa. Llevaba tiempo encontrando rastro e incluso tenía localizadas un par de tejoneras pero ni una sola prueba gráfica, así que durante esta semana le fui preguntando si había puesto las cámaras. Como no paró de llover durante todos días hasta el Domingo no pudo ser y allí estuve yo acompañándole.


Quedamos pronto y nos acercamos a un campo de vides con barro a ver qué huellas encontrábamos. La verdad es que fue un poco decepcionante pues para la cantidad de barro que había encontramos poquísimas huellas. No obstante fue interesante y nos permitió debatir sobre unas huellas que dudábamos entre zorro y liebre porque sólo se veían marcadas las uñas y nada más, y que al final nos decantamos por zorro/perro visto el patrón de la huella y algún detalle más.
Continuamos por los campos, viendo mucho rastro de jabalí y de zorro. ¡Pero mucho, mucho! Prácticamente no había otra cosa, y se veía en cualquier terreno con barro. Benjamín me comentó que tenía localizadas un par de huellas de tejón aunque eran de hace varios días, así que hacia allí nos dirijimos:




Seguimos caminando por las vides escuchando de fondo los disparos de algún cazador, pues este Domingo pasado era jornada de caza. Seguíamos con huellas de zorro y de jabalí pero ninguna huella nueva de tejón.





Eché en falta no haber cogido yeso porque alguna huella era superclara y hubiera salido un molde fantástico..

Aquí una huella de jabalí y una hozadura:



Por el camino nos encontramos a uno de los cazadores que había por allí. Había cazado un zorzal (miramos si era común, charlo o alirrojo) que según dijo era "para el arroz" y con el que estuvimos hablando sobre el debate conejo-liebre y demás frecuencia del resto de especies cinegéticas: zorro ("es increíble, está en todas partes"), garduña ("alguna se ve, pero pocas"), jabalí ("¡hay, claro que hay, y mucho!"), tejón "se ve algún rastro,pero poco. Hay pero no abunda"), gineta... curioso el caso de la gineta, pues a ojos del cazador apenas había y Benjamín le aseguró que había muchísima por allí porque le había capturado muchísimas veces con la cámara trampa, pero que al ser un animal tremendamente discreto y nocturno era muy difícil encontrarlo.

El día avanzaba entre cantos de petirrojo, de carbonero, de escribanos trigueros, algún arrendajo...con el amargo sabor de boca de no encontrar apenas huellas más que de las dos especies antes citadas. La verdad es que nos las prometíamos felices por la cantidad de barro que había y al final resultó bastante frustrante..
Al menos vimos de una distancia bastante próxima un ratonero común que levantaba el vuelo cerca nuestro.

Continuamos un rato más (más zorro y más jabalí por todas partes) hasta que finalmente y debido a la hora deshicimos camino para empezar la faena con el tejón. De camino a las tejoneras que tenía localizadas Benjamín encontramos un excremento:

                                             


Inicialmente nos pareció zorro por la forma, pero a la hora de olerlo no resultó ser nada pestilente, y eso que era fresco... ¡Tenía pinta de ser tejón! ¡Nos íbamos acercando a nuestro objetivo! El excremento estaba muy muy cerca de las tejoneras y si realmente era de tejón significaba que allí había movimiento de la especie...

LLegamos a la tejonera. Una tejonera con dos entradas, una de ellas más en desuso y la otra con muestras de más actividad, incluso una actividad reciente pues apenas había hierbas en la boca de entrada. Aquí la foto de las dos bocas:



Llevábamos dos cámaras, las cuales decidimos poner una enfocando a la boca de más actividad y otra algo más alejada pero donde se veía claramente que era un paso de animales. Esparcimos el cebo (comida de gato y aceite de fritanga con cebolla y calamar, anda que no..) sobre la parte superior de las ramas (no debajo en el suelo, porque desde arriba se esparce mejor el olor con el viento) y apartamos alguna hierba suelta para facilitar la visibilidad de la grabación. Aquí la foto de una de las cámaras colocadas


(A la otra cámara, increíblemente, se me olvidó hacerle la foto!)

¡ Ahora sólo queda esperar! En cuestión de una semana o algo así veremos a ver si ha habido algún tipo de grabación del tejón y conseguimos nuestro objetivo. ¿Cuales serán los resultados? ¿Grabaremos tejón? ¿Otra especie? ¿Más de una especie? ¡Seamos optimistas!

¡Gracias por leer el blog, un saludo!












No hay comentarios:

Publicar un comentario