jueves, 29 de mayo de 2014

Especial Cajas nido: Haz tu propia casita para pájaros

Una de las cosas más maravillosas que podemos hacer es fusionarnos con la naturaleza, ayudarla, protegerla, en definitiva, ir de la mano con ella. Hay muchas formas de hacerlo, y algunas son tan tontas y simples como no dejar basura en los sitios naturales. Hoy veremos una que se basa en el "hágalo usted mismo". Si eres un poco manitas, ¿por qué no hacer una casita para pájaros?
Yo mismo hice una con mi hija, y fue un muy buen trabajo de equipo en el que estuvimos ella y yo juntos y en el que quería inculcarle varias cosas como por ejemplo crear algo práctico de la nada, hacer una construcción buscándonos la vida con los elementos y ayudar a que una familia de pajaritos tenga su casa donde poder pasar la noche, guarecerse cuando llueve o criar a sus bebés. Mi propósito era pasar un buen rato juntos (aunque la pobre se cansó al rato, que todavía es pequeñita), enseñarle a buscar recursos, y hacer algo que pudiera estar relacionado con la naturaleza.
Buscando y buscando por la red vi muchos manuales, y os voy a pegar aquí el "MANUAL PARA CONSTRUIR CAJAS NIDO Y OTROS ARTILUGIOS SIMILARES" del GRUP ECOLOGISTA XORIGUER que me pareció el más completo de todos los que ví.
Os copio el manual, que también podéis descargar en PDF desde aqui: http://www.ciencias-marinas.uvigo.es/bibliografia_ambiental/aves/Manual_cajas_nido_VOLCAM_2007.pdf


1. Por qué hacen falta las cajas nido
Pueden ser varios los motivos para construir una caja nido, la primera y principal es ayudar a los animales. Hay muchos animales que utilizan, para criar o guarecerse, los agujeros que hay en los árboles.
Estos agujeros aparecen en los gruesos y viejos troncos de algunas especies de árboles como carrascas, olivos, algarrobos o chopos, que son cada vez más escasos en nuestro entorno.
Desgraciadamente, las especies de árboles más frecuentes -como los pinos, los naranjos, los limoneros y otros frutales- no tienen agujeros donde puedan criar las aves. De forma que algunos animales que antaño eran abundantes ahora son raros.
¿Cómo podríamos ayudar a recuperar las poblaciones de estos animales?
La solución es sencilla: proporcionarles troncos con “agujeros artificiales”, es decir, colocar cajas-nido.
El segundo motivo más frecuente está directamente relacionado con la educación ambiental. Colocar una caja nido en un jardín o en el alféizar de la ventana es acercar un poquito la naturaleza a casa.
Mochuelo descansando junto a su nido, situado en el viejo tronco de un algarrobo. Salvar estos arboles es muy importante para la fauna.
Mochuelo descansando junto a su nido, situado en el viejo tronco de un algarrobo. Salvar estos arboles es muy importante para la fauna.
Un niño que observe criar a una pareja de carboneros o de gorriones en una caja que ha construido él, siempre respetará la naturaleza, e incluso su abuelo, quizás edu¬cado en otra cultura más predadora, también aprenderá a respetar la naturaleza o la fauna al ver el interés de su nieto.
Si te hemos convencido con estas líneas, sigue leyendo estas páginas y te enseñaremos a hacerlo. Si no lo hemos hecho, no tires este manual, regálaselo a alguien que conozcas o guárdalo por si cambias de idea. De esta forma, el tiempo que hemos invertido en prepararlo los voluntarios de este VOLCAM 2007, junto con el interés demostrado por la Caja de Ahorros del Mediterráneo al apoyar a nuestra asociación: Grup Ecologista Xoriguer, no se habrá malgastado.
Nuestra meta: un manual, una caja-nido construida.
2. Animales que utilizan las cajas-nido.
En nuestra región se conocen unas 40 especies de aves y 12 de mamíferos que pueden utilizar cajas-nido para criar o descansar.
Las aves que más frecuentemente las utilizan son los carboneros comunes, los herrerillos capuchinos, los chochines, los gorriones comunes y molineros, las lavanderas, los estorninos, los mochuelos, los autillos, los cernícalos y los cárabos, aunque ocasionalmente se puedan encontrar otras especies.
Este herrerillo capuchino es el orgulloso poseedor de una caja-nido.
Este herrerillo capuchino es el orgulloso poseedor de una caja-nido.
Entre los mamíferos, la mayoría de las especies de murciélagos pueden utilizarlas. Son éstos los más interesantes por su efecto beneficioso para el hombre, al alimentarse de insectos que en ocasiones pueden constituir plagas y se encuentran más amenazados. Si bien, los mamíferos que más a menudo encontramos en las cajas nido son los lirones caretos. Pese a que normalmente no se les pone la caja para ellos, aprovechan cualquier pequeño error en la colocación para utilizarlas.
3. Materiales para su construcción
La imaginación del hombre y su buen sentido práctico por reciclar ha proporcionado un amplio repertorio de tipos distintos de cajas-nido. Neumáticos, botes metálicos o de plástico, diversos tipos de maderas, naturales o no, e incluso botijos especialmente diseñados, se han utilizado para construir cajas-nido. No todos ellos son adecuados para construir una caja-nido, ya que éstas deben ser bue¬nas aislantes de la temperatura, la humedad y los predadores.
Los materiales más adecuados son la madera, el llamado cemento de serrín y el barro cocido. Si bien, el más sencillo de trabajar es la madera, mientras que los otros dos requieren para su fabricación herramientas especiales y personal que sepa utilizarlas.
Las cajas-nido fabricadas con cemento de serrín las comercializan diversas empresas y son muy adecuadas por su resistencia y el alto grado de aislamiento tanto térmico como hídrico. Son un buen regalo para un niño, y lo agradecerán él y las aves que lo utilicen como su hogar. Si no tenemos mucho tiempo, es otra posibilidad.
Las cajas-nido comercializadas suelen ser de buena calidad.
Las cajas-nido comercializadas suelen ser de buena calidad.
Como suponemos que sí vas a tener tiempo, nos centraremos en el uso de la madera como material principal para la construcción de las cajas-nido, porque es fácil de trabajar y de conseguir.
La elección del tipo de madera es muy importante. La madera para las cajas-nido debe ser resistente al agua, por tanto, no se pueden utilizar tableros de aglomerado ni los llamados de MDF o DM, por mucho que nos digan que son hidrófugos. Las mejores maderas serán las de pino, chopo o álamo que aguantan durante mucho tiempo la lluvia y el sol. El tablero marino también es una excelente elección. Si tienes posibilidad de conseguirlos, la madera de los palés que se usan en el transporte de materiales también son una buena opción, aunque no son aptos para la construcción de refugios para murciélagos.
El grosor de la madera debe ser de 15 ó 20 mm.
Nunca lijéis la madera, a los pajarillos les gusta sin lijar porque así se pueden agarrar mejor.
Utiliza clavos o tirafondos galvanizados para realizar las uniones entre tablas, salvo la puerta, que debe poder ser móvil. Una bisagra, un simple trozo de cuero, un trozo de la cámara pinchada de la rueda de tu bici o dos clavos laterales a modo de bisagra servirá para unir la puerta por un lado; mientras que un par de cáncamos y un trozo de alambre nos servirá a modo de pestillo. Además, veremos algunos modelos en los que no es necesario el empleo de bisagras.
Compra los clavos o tirafondos de unos 4 cm de longitud al menos. Para realizar la abertura de entrada en los modelos en que es un pequeño círculo, podemos recortarlo de varias formas. Si consigues una corona o broca de campana, o incluso una broca plana para el taladro de la dimensión adecuada, te quedará un agujero perfecto.
Broca de corona.
Broca de corona.
Broca plana para madera.
Broca plana para madera.
Si no tienes, no te preocupes. Marca con un lápiz la circunferencia que será el orificio de entrada a la caja. Sobre la circunferencia realiza una perforación a la madera, con la broca de mayor grosor que tengas. Aprovecha ese agujero para terminar el redondel con una sierra de calar eléctrica o, si no tienes, una de arco de marquetería. No te preocupes si el agujero no queda perfecto, los pajarillos solo necesitan entrar y salir a través de el.
Punto donde debes perforar la madera para realizar el orificio de la entrada de la caja-nido.
Punto donde debes perforar la madera para realizar el orificio de la entrada de la caja-nido.
La caja-nido aguantará mucho más si le aplicamos un antimoho. Éste debe aplicarse sólo en el exterior. Un barniz de los llamados de poro abierto o aceite de linaza puede alargar la vida de la caja nido considerablemente. Esta protección puede intentar darse cada 2 ó 3 años. Los barnices, aunque algo más caros, ya incorporan un antimoho. En ocasiones se ha utilizado el aceite de coche usado para proteger la madera con éxito. Si vas a construir una caja nido para murciélagos, olvídate de utilizar estos productos. A lo sumo, un poco de aceite de linaza, que tendrás que dejar secar muy bien antes de colocar la caja-nido. La mayoría de los murciélagos son muy sensibles a olores de este tipo.
Para fijar una pequeña caja-nido al árbol es conveniente utilizar alambre de unos 5 mm de diámetro. Para doblar el alambre es mejor que nos ayudemos de unas mordazas y unos buenos alicates y que hagamos algún tipo de palanca.
Si la caja es de mayores dimensiones de las habituales tendremos que buscar otro tipo de fijación. En estos casos, si el árbol está seco podremos clavar o atornillar la caja a su tronco, pero si está vivo nunca utilizaremos este método ya que las heridas que le producimos al árbol pueden actuar como un foco de infección y producirle un daño innecesario. Es mejor fijar la caja mediante unoslistones de madera que, sin clavarse en el tronco, lo abracen. También se puede utilizar una cuerda o una cadena para asegurarnos que, incluso en un fuerte vendaval, la caja no llegase al suelo en caso de caerse.
Esquema para asegurar una caja-nido de grandes dimensiones (vista superior).
Esquema para asegurar una caja-nido de grandes dimensiones (vista superior).

4. Construcción de las cajas-nido
En la construcción de la cajas-nido debemos tener en cuenta varios factores importantes.
Tanto el tamaño de la caja como el de la apertura deben ser acordes a la especie que queremos que albergue. Después te daremos unos ejemplos de estas dimensiones.
Las cajas deben construirse con una puerta, ya que es necesario limpiarlas una vez al año, cuando los animales no las usan. De no hacerlo, la caja dejará de ser utilizada por los animales o peor, es posible que las crías mueran por falta de higiene.
Debemos realizar la caja de manera que ésta sea segura y no se rompa con las inclemencias meteorológicas. Por ejemplo, colocaremos los clavos o los tirafondos siempre perpendiculares a la fuerza de la gravedad, y de esta forma evitaremos que la caja pueda desmontarse al ceder la madera.
Vista lateral.
Vista lateral.
Además, clavos y tirafondos deben penetrar al menos 1,5 cm en la segunda pieza que unen. Si utilizamos clavos es mejor meterlos un poco inclinados y cruzados entre ellos para que la unión sea más fuerte. También es aconsejable darles un par de martillazos suaves a la punta del clavo antes de colocarlos para evitar que se abra la madera. Con la misma finalidad, si utilizas tirafondos es conveniente usar algún tipo de mordazas que una provisionalmente las piezas y realizar con una broca fina, de la mitad del diámetro que tenga el tirafondo, una perforación en las dos piezas a unir en donde insertaremos el tirafondo.
Vista superior.
Vista superior.
La madera debe estar perfectamente cortada, de forma que en las uniones no queden huecos por donde pueda colarse la lluvia. Si quedase algún hueco, se puede tapar con masillas especiales que se venden para tal fin.
5. Tipos de cajas-nido
Los modelos más utilizados son los siguientes:
Buzón: Con la puerta arriba o en el frontal, según se vaya a colgar. Es la más habitual por ser la más sencilla de construir.
Buzón.
Buzón.
Balcón: Es el perfeccionamiento de la caja nido tipo buzón. Especialmente adecuada para climas húmedos, su forma evita la entrada de la lluvia. Además mejora sensiblemente la defensa que pueda hacer el ave sobre un posible predador.
Ejemplo de balcón.
Ejemplo de balcón.
Natural: Muy decorativa y críptica, pero su construcción requiere de bastante paciencia y el uso de algunas herramientas afiladas. Sólo aptas para manitas bajo asesoramiento profesional.
Muy decorativas, pero laboriosas.
Muy decorativas, pero laboriosas.
Especiales: Hay algunas especies que requieren diseños muy específicos. Los agateadores nidifican en pequeñas grietas en los troncos, por lo que su caja nido se diseña imitando estas fisuras.
Se trata de reproducir sus condiciones naturales.
Se trata de reproducir sus condiciones naturales.
Las grajillas, los búhos chicos y otras rapaces forestales, más que una caja-nido lo que necesitan es una cesta-nido. Una cesta de mimbre atada en la horquilla que forman dos ramas son una buena base para que estas aves puedan colocar sus huevos.
Esta simple cesta, junto con algunas ramas, puede ser suficiente para que una pareja de búhos chicos nidifique con éxito
Esta simple cesta, junto con algunas ramas, puede ser suficiente para que una pareja de búhos chicos nidifique con éxito
Es mejor que coloquemos en el interior de la cesta unas ramas finas imitando un nido, pues algunas de estas aves no llegan a construir un verdadero nido, sino sólo a remodelar uno ya existente. ç

6. Planos caja-nido páridos
Esta es la más habitual de las cajas-nido. Esta diseñada especialmente para los páridos, que es como se le llaman a todos los pájaros de la familia de los carboneros y herrerillos.
Cajas-nido para páridos, las más habituales.
Cajas-nido para páridos, las más habituales.
Según a la especie que vaya destinada el agujero de entrada, deberá tener un diámetro diferente. Consulta la tabla que damos más adelante para decidir cuál es el diámetro que debes recortar.
Gorrión común.
Gorrión común.
Este es el famoso gorrión común. En muchos lugares donde abunda la comida pueden contarse por miles. Es una de esas especies que se ha adaptado perfectamente a nuestras costumbres y ha proliferado en exceso. El caso es que si en la zona donde tienes pensado ubicar las cajas-nido es una especie frecuente y si no quieres seguir favoreciéndolo, es mejor que hagas un agujero en la caja nido un poco menor de 3 cm. El problema es que con estas dimensiones tampoco entrará el carbonero común, el mayor de los páridos, aunque herrerillos capuchinos y carboneros garrapinos lo harán sin problemas.
7. Planos caja-nido especial lavanderas
Las lavanderas blancas necesitan una caja un poco diferente a la de los demás pájaros. Fíjate que la diferencia está en dejarles una gran abertura rectangular para entrar, en lugar de la típica entrada redonda de los otros pájaros. Debes colocar la caja en un lugar próximo al agua, incluso una piscina rodeada de un jardín puede servir.
Las lavanderas necesitan una caja-nido un poco distinta.
Las lavanderas necesitan una caja-nido un poco distinta.
Caja-nido para lavanderas.
Caja-nido para lavanderas.
Ejemplo de cómo quedaría.
Ejemplo de cómo quedaría.
Montaje caja-nido páridos.
Montaje caja-nido páridos.
Montaje caja-nido lavanderas.
Montaje caja-nido lavanderas.
8. Planos caja-nido con balcón
Con las cajas normales se puede mojar el nido con la lluvia.
Con las cajas normales se puede mojar el nido con la lluvia.
Cuando tiene balcón es más difícil que el nido se moje.
Cuando tiene balcón es más difícil que el nido se moje.
Se dan las dimensiones para pequeños pájaros. Presta mucha atención a la forma en que se une cada tablero con los vecinos.
Se dan las dimensiones para pequeños pájaros. Presta mucha atención a la forma en que se une cada tablero con los vecinos.
Cárabo.
Cárabo.
El cárabo es un búho de mediano tamaño muy frecuente en nuestros bosques y pueblos de montaña. No es raro que utilice edificios para nidificar, siempre y cuando sean más o menos tranquilos. Hemos encontrado nidos en algunos campanarios de iglesias y también en cantiles, aunque donde no los hay puede utilizar cajas-nido, eso sí, tienen que ser especiales para sus dimensiones.
Todas las dimensiones en centímetros.
Todas las dimensiones en centímetros.
9. Planos caja-nido GACO 2000
Esta caja es una variación de la anterior pero más fácil de construir. La han diseñado los compañeros del Grup d’Anellament Calldetenes-Osona y publicado en su interesante Guía de las cajas nido y comederos para aves y otros vertebrados, de Lynx Edicions. Entre otras innovaciones, han solucionado la apertura de la puerta con una simple madera y dos pequeños clavos laterales que actúan como bisagra. No necesita ningún pestillo ya que cuelgan la caja un poco inclinada al situar el alambre del que se cuelga la caja un poco desplazado de la mitad del lateral de la caja hacia la trasera, de forma que es la gravedad quien mantiene cerrada la caja. No obstante, la puerta no debe quedar muy suelta, si no la caja se abrirá con el balanceo que el viento puede producir sobre la caja, y no debes clavar la puerta a ras con la parte superior de los laterales, sino un par de milímetros por debajo para que el techo no impida el giro de la puerta. Te proporcionamos todas las etapas del montaje.
Estas son las medidas de las tablas que tendrías que cortar si decides realizar la caja nido estándar para pequeñas aves.
9,7 x 25,6: 6 piezas (laterales, frontal y puerta)
9,7 x 15,4: 1 pieza (fondo)
9,7 x 10,6: 1 pieza (piso interior)
25,0 x 17,0: 1 pieza (techo)
No obstante, puedes utilizar este modelo para otras especies variando las dimensiones. Utiliza para calcularlas la tabla que encontrarás más adelante con la información detallada por especies.
IMPORTANTE: Ten siempre en cuenta que las dimensiones que te damos están calculadas utilizando una madera de 2 cm de grosor. Si usas otro deberás variar ligeramente las dimensiones de las tablas para que todo ajuste correctamente.

10. Planos caja-nido natural
Para construir este nidal, debemos conseguir un tronco de unos 25 cm de diámetro y 30 de altura. Ni se te ocurra cortar una árbol del bosque para ello, es mejor que se lo pidas a algún familiar que tenga chimenea de leña. Seguro que tiene algún tronco bien seco que te sirva.
Lo primero es cortar los dos extremos que servirán como el techo y el fondo (A). Después (B) lo partimos por la mitad con la ayuda de un serrucho y procedemos a vaciar el tronco mediante un formón (C). Cuidado con esta herramienta, está afilada y debe ser utilizada bajo la supervisión de un adulto.
Deberemos tener cuidado de dejar la superficie interior del tronco con muchas irregularidades para que los pájaros puedan trepar bien por ellas. Hacer el orificio de entrada adecuado.
Ahora tenemos dos opciones: unir las dos partes del tronco con algún buen pegamento para madera y conseguir una caja-nido grande (D) o bien buscar dos traseras con las dimensiones adecuadas y obtener dos cajas-nido más pequeñas (E).
11. Planos caja-nido agateadores
Agateador.
Agateador.
Los agateadores utilizan para nidificar grandes descorchados en la corteza de los árboles. Esta caja-nido imita esta estructura tan particular. Aquí se puede ver de perfil la forma de la caja-nido. Sólo faltaría colocarle el techo, que no llega a cerrarse gracias a que clavamos la pieza de madera b a modo de tope. Los agateadores suelen entrar por la parte baja que no está cerrada y salir por la parte superior. Si instalamos la caja de forma que el hueco en la tabla que hace de trasera abarca una zona rugosa de la corteza del tronco parece que estas diminutas aves tienen más facilidades para hacer el nido.

2 centímetros de grosor de la madera.
12. Planos caja-nido cernícalos
Recuerda que esta caja debe ser colocada por adultos en grandes árboles cerca de cultivos en los que no hay paredes rocosas cerca donde poder nidificar.
22
Dimensiones de las cajas-nido.
Dimensiones de las cajas-nido. Todas las medidas en cm. salvo el orificio que se da en mm.
Altura se refiere a la distancia entre la caja y el suelo. Se da en metros.
Altura se refiere a la distancia entre la caja y el suelo. Se da en metros.
13. Planos refugio murciélagos y recomendaciones para estas especies
A los murciélagos también podemos ayudarlos instalándoles unos refugios de madera, similares a las cajas-nido, donde pueden descansar e incluso criar, aunque esto último es más raro. La mayoría de los murciélagos son coloniales, por lo que es aconsejable que la caja refugio sea grande. Es importante, como ya hemos dicho, que no se utilicen barnices u otros tipos de protectores para la madera pues a estos animalillos no les gusta. La entrada al refugio debe estar ubicada debajo, y debe ser más o menos amplia. Las paredes de madera del interior deben ser lo más rugosas posible, llegando a rallar con una cuchilla la superficie para que los murciélagos puedan aferrarse a ella con sus patas. Deben colocarse a una altura de unos 4-6 metros y orientados hacia el suroeste. Debe buscarse una zona despejada en algún árbol con pocas ramas, en un poste o en una pared despejada de alguna casa o edificio. Es conveniente colocarla cerca de una buena zona de alimentación, es decir, que cuanto más cerca de zonas húmedas, con sus muchos mosquitos, mejor. Las dimensiones que se dan son las mínimas.
Murciélago.
Murciélago.
Parece que tintar la madera de un color oscuro es aconsejable. Utiliza un tinte natural. En las primeras fases es mejor que no te acerques mucho al refugio ya que si se asustan probablemente tardarán mucho tiempo en volver a utilizarla. La presencia de estos animales la delata los abundantes excrementos que puedes encontrar bajo el refugio.
Ten en cuenta que estos animales son mamíferos como nosotros, por lo que podemos compartir algunas enfermedades. Si alguna vez tienes que recoger alguno utiliza siempre unos buenos guantes de cuero o un trapo, nunca los toques con la mano desnuda.


Este es el manual. 
Os recuerdo las partes más importantes:
- La posición de los clavos es importante para que haga más fuerza 
- El tamaño del agujero de entrada dependerá de los pájaros que queramos tener.
- Normalmente la caja no se habita el primer año, suelen habitarse al segundo o incluso tercer años.
- La caja nido tipo buzón es la más fácil de construir, pero es más completa la que tiene "balcón" porque impide que entre agua dentro o llegue a meter la pata un depredador.
- Es interesante colgarla de una rama y no pegarla al tronco del árbol para que no lleguen a ella ni los lirones ni gatos.
- La tapa de arriba que sea batiente (con un cierre para que no entren depredadores) para facilitar la limpieza anual.
- No es necesario "percha" (el palito de debajo de la entrada).

Así a grosso modo eso es lo más importante, creo que no me dejo nada...

Si os atrevéis a hacer una y me la mandáis, prometo colgarla en el blog! :)

Un saludo, y a disfrutarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario