LA URRACA (PICA PICA)

¡Muy buenas!

Hoy vengo a hablaros de una especie que me encanta y que prácticamente todos nosotros podemos disfrutar de ella pues es muy muy habitual: la urraca (Pica pica).

        Foto: Arnau Guardia

Empecemos con una pequeña introducción:

TAXONOMÍA:

La urraca pertenece al Orden de los passeriformes y a la familia Corvidae. Esto significa que es de la familia de los córvidos, es decir, misma que los cuervos, las grajas, las cornejas...


DESCRIPCIÓN:

Ave de mediano tamaño, con una longitud de entre 40 y 50 cms y una envergadura de entre 50 y 60. Como muchos de sus parientes córvidos tiene un pico fuerte y las rectrices (las plumas de la cola" de una notable longitud.

    Detalle de la cabeza donde se puede apreciar su fuerte pico. Foto: Arnau Guardia.


Aunque a simple vista pudiera parecer que sus colores son el negro y el blanco no hay nada más alejado de la realidad: sus plumas "negras" son realmente iridiscentes, devolviendo un color a veces azulado y a veces verdoso en función a cómo incide la luz sobre las plumas como se puede ver en esta fantástica foto de Richard Steel.

Foto: Richard Steel


En este vídeo grabado por mí se puede ver también cómo van cambiando los colores azulados de la pluma según el ángulo desde el que se ve:



Aunque suelen vivir aisladas o en parejas hay momentos en los que se juntan varios individuos. Esto, unido al aire macarra que desprenden, me hace llamarlas cariñosamente "los quinquis del barrio

                    Foto: Sergi Carreras.


DISTRIBUCIÓN:

Por prácticamente todo el hemisferio Norte. En España, donde es residente y sedentaria, la podemos encontrar en toda la Península Ibérica, aunque sujeto a tener un hábitat adecuado.


HÁBITAT:

Es una especie muy ubiquista que demuestra una gran adaptabilidad a numerosos ecosistemas pudiendo observarse desde espacios abiertos (zonas rurales, campos, etc) a incluso grandes ciudades aunque rara vez se le encuentra por encima de los 1200 metros y/o en zonas frondosas. El hecho de que se le encuentre habitualmente en entornos urbanos y que es una especie poco tímida que se deja ver asiduamente da una falsa sensación de ser excesivamente abundante pudiéndonos hacer caer en el error de confundir una especie fácilmente observable con una especie sobreabundante (recadito a los que dicen que "hay muchas y es necesario acabar con ellas"

ALIMENTACIÓN: 

Omnívora y oportunista, aunque su dieta se compone mayoritariamente de insectos y semillas. Es capaz de predar sobre huevos y polluelos de otras aves (entre otras de posibles cinegéticas), uno de los motivos por los cuales goza de poca simpatía por parte de cierto colectivo. De hecho en su momento estuvo incluida dentro de la injusta categoría de "alimaña" donde se premiaba su caza como se puede ver en este documento:

También se le puede observar buscando alimento proveniente de deshechos de comida humanos (basuras, vertederos, etc) y, dado también su carácter carroñero, en zonas de carreteras para aprovechar animales atropellados.


REPRODUCCIÓN:

Nido muy elaborado en lo alto de un árbol hecho de ramas y barro y con un "techo" protector hecho de palitos espinosos. Entre 4 y 7 huevos incubados sólo por la hembra durante 21 días. Los pollos son alimentados por los 2 padres y vuelan a los 27 días. (1)


CANTO:

Su registro más característico es una sucesión rápida de graznidos cortos. A mí, no sé por qué, siempre me ha recordado al sonido de unas castañuelas pero la verdad es que no sabría explicar por qué.


OTROS DATOS INTERESANTES:

Su afición por llevarse objetos brillantes es un mito que se popularizó a raíz del melodrama "La pie voleuse, de 1815m y la ópera de Rossini de 1817 basada en él: "La gazza ladra" los que le dieron su injusta fama (2).

Tiene un lenguaje corporal muy elaborado donde, cuando está excitada (bien sexualmente o simplemente socialmente) eriza las plumas resaltando las partes blancas de su plumaje. En cambio, cuando está asustada, alisa sus plumas destacando el negro (1).

Junto con los chimpancés, los delfines y los elefantes es una de las pocas especies capaces de reconocerse en un espejo como pudo comprobarse cuando unos experimentadores colocaron un punto rojo en la garganta e intentaron arrancárselo del cuerpo con las patas en lugar de reacciona a la imagen del espejo (3).

Es víctima del parasitismo del críalo: éste último deposita sus propios huevos en nidos de urraca al igual que el cuco lo hace en otras especies.

También suele almacenar comida enterrándola en el suelo si prevee escasez de alimentos.

Una leyenda medieval cuenta lo siguiente: Abunda en este término, y en los colindantes, un ave grosera de negro plumaje en alas y espalda, con extraño blanco vientre, que se llama urraca, pero que aquí se conoce por el nombre vulgar de picaraza. De reflejos metálicos, vocinglera y desafortunada, puebla árboles y crestas en los caminos. Es maloliente y ronda grosera el lugar sin atreverse a pisar un tejado ni corretear una calle porque está maldita desde hace varios siglos, según este detalle:
Cierta tarde, paseaba un Templario de San Salvador por las afueras del Barrio de la Ermita, que conserva su nombre, aunque desapareciera aquélla.Y oyó extraños gritos de socorro lanzados por gentes que solicitaban ayuda porque una partida de bandoleros había asaltado el pequeño templo. No tardó en avistar a los malvados que estaban forzando la puerta del sagrado lugar y, en rápido cruzar de espadas, ayes, rezos y lamentos, los bandidos emprendieron la huída, mientras en el suelo yacía malherido el cuerpo del fiel Caballero.
Llegó la noticia a la Plaza Mayor, en cuya casa matriz residía el Alférez de la Orden, quien tomando al Capellán por compañía salió galopando hacia el lugar del crimen a tiempo de escuchar la contrición del herido que fallecía en sus brazos, mientras Alférez y Capellán recitaban el Te Deum.
Los Caballeros de San Salvador iban llegando y rodeando al cuerpo muerto del hermano y, sorprendidos por la proximidad de las tinieblas, pidieron permiso al Capellán para que sus restos reposaran allí, mientras se avisaba a los deudos y se preparaban las exequias. Así se hizo, colocando el cadáver al pie del pequeño altar, rodeado de hachas encendidas. Y fuéronse a cenar, mientras uno de éllos abría el pequeño ventanuco para que el aire fresco de la noche renovara la cargada atmósfera de la reducida Ermita.
Terminada la cena, Alférez y Capellán, calle Mayor adelante, formaron hileras de honor para iniciar la marcha y vela que había de prolongarse por dos días. Llegados a la Ermita y, al abrir la puerta, quedaron horrorizados: El hermano y Caballero muerto era ya un esqueleto cubierto por el manto negro y repugnante de las voraces urracas que se habían introducido por la pequeña ventana, picoteando hasta la última partícula de carne.
El Alférez, resuelto, desenvainó su espada, la cogió por el final de la hoja y, puesta la vista en la cruz, proclamó:
¡Urracas impías yo os maldigo por haber profanado este lugar y este cuerpo. En adelante os llamaréis picarazas y andaréis errantes por los caminos mientras los siglos sean siglos. No volveréis a tejado, bardera ni calle de este pueblo, que Dios guardará a distancia para todos los tiempos!
Y, en efecto, las gentes del lugar jamás han visto a picaraza alguna entrar en el recinto urbano de la Villa. Andan por los caminos, árboles y collados picoteando carroña y profiriendo el feo graznizo de su canto; pero no se atreven a pasar de la huerta, de la acequia o de la carretera y, cuando alguien se acerca, lanzan un triste gemido, como implorando perdón por tanta infamia".
(4)

En castellano, el nombre de urraca se usa desde el siglo XVI. Hasta entonces, Urraca había sido en España un nombre propio de mujer (como ejemplos tenemos a Urraca I de León, una reina que hubo en el Reino de León o a Doña Urraca, personaje de tebeo de los años 50 y que mucha gente se piensa que que le daba nombre el pájaro cuando no es así si no que, como digo, Urraca era un nombre de mujer).



 El pájaro fue designado, precisamente, con nombre de mujer, como el castellano marica, el francés margot, el inglés mag (Su nombre en inglés es Magpie que viene de "Margaret" y "pied":"de varios colores") y el latín gaja, debido a su parloteo, que se asocia, en forma jocosa, al habla de una mujer. (5)


En catalán hay un dicho popular que dice dar urraca por perdiz (donar garsa per perdiu), similar al castellano dar gato por liebre, y que hace referencia a cuando se quiere engañar a alguien dándole algo de inferior calidad a lo que se solicita o espera.



Hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya gustado y hayáis aprendido algo nuevo con ella. 
Muchas gracias por dedicar vuestro tiempo en leer lo que escribo. ¡Hasta la próxima!


Bibliografía:

(1) Guía de aves de Aragón (Javier Blasco Zumeta, Editorial Prames)

(2) Aves que veo en invierno (Lars Jonsson, Errata Naturae) 

(3) El ingenio de los pájaros (Jennifer Ackerman, Editorial Ariel)

(4) Historia de Monreal del Campo. Capítulo 2, "Leyendas ambientadas en el medievo".  (José Hernández Benedicto)

(5) Elcastellano.org.

Comentarios

  1. Recuerdo una vez escuchar un sonido extraño, como de alarma. En unos minutos con un gato paseando y a unos pocos metros a una urraca que lo seguía dando este grito, como avisando al resto de animales que allí había un gato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... Aviso del cual se beneficiarían muchasas posibles presas del gato ☺️
      A este tipo de sonido se le denomina "conducta de acoso".
      Saludos!

      Eliminar
  2. En algún lado he leído o me han contado que el color de su plumaje está diseñado para "avisar" a las carroñeras (buitres principalmente) de la presencia de carroña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esos reflejos metálicos se ven a mucha distancia y por ejemplo a los buitres les sirven para cuando las urracas carroñean un animal muerto poder verlo.
      Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario