jueves, 31 de diciembre de 2015

TURISMO ORNITOLÓGICO

¡Muy buenas!
Todavía hay gente que no conoce uno de mis hobbies favoritos: ¡pajarear! Y no es tan extraño, de hecho lleva años haciéndose en países como Inglaterra (donde es uno de los hobbies más practicados por la gente) y tenemos la suerte de que, aúnque todavía poco conocido,cada vez va a más en nuestro país.
La mayoría de los lectores del blog ya sabrán lo que es pero para el que no lo conozca le recomiendo el artículo que copio a continuación en el que creo que explica bastante bien en qué consiste, su estado actual, e incluso qué dimensiones llega a alcanzar.
El artículo fue publicado en Agosto de este año en www.fueradeserie.expansión.com , y como me gustó y creo que explica bien el tema, lo quiero compartir aquí:

Las estrellas del turismo ornitológico

21-08-2015
Por María Corisco y Alfredo Merino. Ilustraciones de Juan Varela
Bastan unos prismáticos, una guía y mucha atención. El premio a su paciencia es unbimbo: avistar una especie que no había visto antes.
La reserva natural de Rutland Water, en Inglaterra, a unos 160 kilómetros al norte de Londres, ha perdido en estos días su tradicional sosiego y bulle de actividad. Todo está allí preparado para recibir a miles de visitantes que acuden a este paraje unidos por un entusiasmo común: la observación de aves. Hoy comienza una nueva edición de la British Birdwatching Fair, la más importante feria internacional dedicada a quienes han convertido el pajareo –mundialmente conocido como birding o birdwatching– en su gran pasión.
Entre ellos se encuentra un puñado de españoles, representantes de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) y de TourSpain, que viajan hasta el condado de Rutland con una intención, la de dar a conocer a nuestro país como lugar privilegiado para la práctica del turismo ornitológico. Para ello, muestran en su stand los hábitats tan diversos de nuestra geografía –marismas, llanuras, pastizales, bosques, humedales, estepas, costas…– y explican la privilegiada situación de España para el avistamiento y la enorme variedad de aves: 569 especies.
play
También dan fe del buen momento que está viviendo esta actividad dentro de nuestras fronteras. "No podemos compararnos con Inglaterra, una sociedad en la que la tradición de estudio y observación de la naturaleza se remonta a los siglos XVII y XVIII", explica Cristina Sánchez, delegada de SEO/BirdLife en Cataluña. "Estamos casi empezando, pero en la última década hemos detectado un enorme interés por todo lo relacionado con las aves".
No, efectivamente no tenemos nada que ver con Inglaterra, donde la Royal Society for the Protection of Birds cuenta con más de un millón de socios. Ni con Estados Unidos, donde cada año, según datos del Servicio Forestal del Departamento de Agricultura, 46 millones de ciudadanos se entregan a la observación de aves (lo que genera 32.000 millones de dólares, unos 29.400 millones de euros). O con Alemania, cuya sociedad de ornitología cuenta con medio millón de socios… Se estima que los birdwatchers de todo el mundo realizan anualmente 78 millones de viajes ornitológicos, dejando en los países visitados más de 71.000 millones de euros.
¿Qué parte de ese pastel se come España? Por el momento no lo sabemos a ciencia cierta. Se estima en unos 50.000 el número de europeos que acude cada año atraído por nuestra avifauna, pero no se ha calculado con rigor el dinero que eso supone: "Estamos despegando, y por eso aún no tenemos cifras concretas de número de visitantes e impacto económico", reconoce la representante de SEO/BirdLife. "Ahora bien, hemos constatado el incremento de profesionales que se dedican a ser guías ornitológicos [ya hay más de un centenar], así como de alojamientos que se están especializando en este tipo de turismo. La expectativa es enorme".
Entre las razones de este creciente interés hay tres factores: el éxito de un esfuerzo colectivo de años para sensibilizar en temas medioambientales; una apuesta de las administraciones y de los gestores de los espacios naturales protegidos para dotarlos de infraestructuras y darlos a conocer, y una mejora en el desarrollo tecnológico: los humildes prismáticos de antaño han dejado paso a otros mucho más potentes, telescopios y un sinfín de gadgets con los que resulta mucho más atractivo iniciarse.
Pero hay otro motivo esencial, destaca Antonio Sandoval, ornitólogo y autor de Para qué sirven las aves (ed. Tundra, 2012): "Desde siempre hubo gente que se dedicaba a esto; yo, por ejemplo, llevo más de 30 años pajareando. Pero también ha habido un boom derivado del auge de las redes sociales, porque nos dan la posibilidad de intercambiar conocimientos y experiencias en tiempo real". Sandoval recuerda cómo, siendo un chaval, llamaba a sus amigos por teléfono para quedar al día siguiente en la estación de autobuses. "Si alguien veía algo curioso, no tenía manera de compartirlo con aficionados de otros lugares. Hoy, en cambio, si tengo la suerte de ver una rareza, hago una foto con el móvil, la mando porwhatsapp y la información corre rapidísimo. Tanto que, en cuestión de pocas horas, comienza a llegar gente a ver esa especie".
KIT DEL ORNITÓLOGO. Escondite. Tienda de camuflaje individual con ventanas o aperturas a los cuatro lados. Pesa 1,7 kilos. 79 euros. www.walimex-webshop.com
Habla Sandoval de rarezas. En el vocabulario pajarero, las aves raras son especies que están fuera de lugar. Nos lo explican así los socios de BirdersCoveBlog, la web de las aves raras de Galicia: "La extraordinaria capacidad de vuelo que tienen las aves migradoras hacen posible inesperadas apariciones de individuos muy lejos de sus rutas de viaje habituales. A veces desorientados, a veces forzados por la climatología, alcanzan lugares remotos donde se convierten en rarezas. Pocas cosas resultan más excitantes para un birdwatcherque encontrarse con una de estas aves. Es una oportunidad única para observar una nueva especie". Lo corrobora Sandoval: "Es un momento muy especial, una gran emoción; se te acelera el corazón, intentas tomar todos los datos mentalmente o, si puedes, mediante fotografías. Lo vives con intensidad".

Especies en el casillero

Hay más palabras propias de su jerga, y una de ellas es el bimbo. Bimbar un ave es "el acto de ver una especie que no habías visto nunca antes", explica Jordi Sala, coautor del blog Ornitosecta. "Puede parecer poco espectacular, pero cuantas más especies llevas observadas, más difícil es aumentar tu lista". Así pues, un bimbo es la especie que estrenamos en nuestro casillero, y un bimbero sería "un buscador de bimbos, alguien especialmente interesado en hacer crecer su lista. A veces hay competitividad con otros ornitólogos". Hay aficionados, sobre todo en Gran Bretaña y EEUU, obsesionados por apuntarse el mayor número de especies, que viajan por el mundo para seguir haciendo bimbos. Son los menos. La mayoría pajarea por el disfrute de las aves en sí, que compensa de más de un sacrificio. "Madrugones en las frías mañanas invernales para apostarse al pie de una gélida laguna, jornadas completas observando aves marinas bajo chubascos de salitre embarcado a varias millas de la costa, machacando las cervicales durante horas y más horas en un cabo marino mientras miles de aves migran delante de tus ojos o ascendiendo hacia un escarpado circo glaciar bajo un sol de justicia una mañana de julio", escribe José Miguel Alonso Pumar en su blog Galicia birding.
Para unos y para otros, España es un destino de primer orden, con 643 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) que ocupan más de 10 millones de hectáreas. Como señala Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, "las aves son un reclamo estupendo para atraer la atención de las personas hacia la naturaleza y para empezar a descubrirla. Hay millones de aficionados a la observación de aves que la viven con auténtica pasión. Son personas que practican un turismo de bajo impacto si se gestiona adecuadamente, muy ligado al territorio y con capacidad de generar empleo y actividad en el medio rural. Las aves y el medio ambiente son nuestro gran activo natural y también una fuente de auténtica riqueza".
Las ferias son una de las actividades más interesantes para promocionar la ornitología, de ahí que las distintas comunidades autónomas se estén animando para organizarlas. En España, la que tiene mayor recorrido es la Feria Internacional de Turismo Orintológico (FIO), que desde hace 10 años se celebra en febrero en el Parque Nacional de Monfragüe y que se ha convertido en el certamen más importante del sur de Europa. Otras citas destacadas son la Feria Internacional de las Aves (Doñana Birdfair), en mayo; el Delta Birding Festival, en septiembre, y la Feria de Ornitología de Madrid (MadBird), en junio. "Sirven para acercar el turismo ornitológico y apoyar a los profesionales en la promoción de alojamientos, servicios de guía, equipamiento...", señala Cristina Sánchez. A su juicio, la apuesta debe ir no solo a captar al birdwatcher británico especializado, sino a un público español más generalista: "El primero suele venir a un hábitat concreto a buscar una especie. Los operadores los traen en paquetes cerrados; vienen con sus guías, que hablan su idioma, y suelen hospedarse en alojamientos de compatriotas suyos afincados aquí. Es un público interesante, pero deja poco dinero en la economía local. Queremos incidir en un turista más generalista, que no viene a ver un ave, sino a disfrutar de la naturaleza y los servicios de la zona".
La próxima gran cita, el Delta Birding Festival, se celebra en el Delta del Ebro del 18 al 20 de septiembre, época en la que se inicia el periodo de migraciones. Allí se pueden encontrar 325 especies de aves. En su pasada edición, los visitantes se dieron el gustazo de observar rarezas, como el aguilucho papialbo o el chorlito dorado asiático. A bimbar se ha dicho.

Veinte observatorios

Puntos de observación. Lugares donde poder avistar distintas especies de aves.
Puntos de observación. Lugares donde poder avistar distintas especies de aves.

1. Aiguamolls de l’Empordà. Avetoro común; garzas. 2. Cabañeros. Buitre negro; águila imperial; cigüeña negra y blanca. 3. Delta del Ebro. La mayor población de gaviota de Audouin en el planeta; charrán bengalí. 4. Doñana. Águila imperial ibérica; cerceta pardilla; focha moruna; avetoro... 5. Estepas de Belchite. Ganga ibérica; alondra ricotí; terrera marismeña. 6. Estrecho de Gibraltar. Uno de los mayores trasiegos anuales de Europa: cientos de miles de rapaces; unas 100.000 cigüeñas...7. Humedales alaveses. Cerceta carretona; cuchara común; porrón; ánade friso; pato colorado; zampullín cuellinegro. 8. La Albufera. Garcilla cangrejera; garza real; garceta común. 9. La Mancha húmeda. Zampullín cuellinegro; tarro blanco; pato colorado; malvasía cabeciblanca; aguilucho lagunero occidental; laro-limícolas coloniales; flamenco común. 10. La Serena. Avutarda común; aguilucho cenizo; sisón común; canastera común; alcaraván común; ganga ibérica; calandria común. 11. Lagunas de Villáfila.Ánsar común; avutarda. 12. Lumbier y Arbayún. Buitre leonado; alimoche común; águila real; halcón peregrino; búho real; quebrantahuesos. 13. Mar Menor. Zampullín cuellinegro; serreta mediana. 14. Monfragüe. Buitre negro; águila imperial ibérica. 15. Norte de Mallorca. Buitre negro; escala migratoria para muchas otras aves. 16. Ordesa. Lagópodo alpino; acentor alpino; treparriscos; gorrión alpino... 17. Ortigueira y Estaca de Bares. Zampullín cuellirrojo; zarapito real; pardelas; alcatraces; págalos; charranes; alcas; paíño europeo; cormorán moñudo; gaviota patiamarilla y sombría. 18. Somiedo. Urogallo común (casi desaparecido); picamaderos negro (muy escaso). 19. Tenerife forestal. Pinzón azul; palomas turqué y rabiche. 20. Valle del Lozoya. Buitre negro; abejero europeo y milano real.




2 comentarios:

  1. Cambio vaquillas, corridas de toros, Bous al carrer y Toro de la Vega de Tordesillas por observación y conservación de aves y mariposas. No caza ni coleccionismo.

    ResponderEliminar
  2. Hola milano! Lo primero agradecerte tu participación en el blog: los comentarios le dan vidilla! (he visto que has comentado en más entradas. Gracias, de verdad, siento no haberte contestado en su momento).
    Yo opino igual que tú, de hecho siempre he dicho que tiene más mérito y es mucho más bonito y placentero una foto a un animal a 30 metros que un disparo para matarlo a 100. Y se disfruta mucho más!
    Feliz año!

    ResponderEliminar