jueves, 8 de enero de 2015

2014: UN AÑO FATÍDICO PARA LOS LINCES


Tenemos la desgracia de tener entre nosotros al felino más amenazado del mundo: El lince ibérico (Lynx Pardinus). Tenemos nosotros la desgracia puesto que es única y exclusivamente culpa nuestra: de nosotros, los humanos. Nosotros con nuestras praxis hemos ido acabando con los individuos de manera directa (caza, lazos, venenos, atropellos) como indirecta (pérdida de su hábitat). Y por tanto está en nuestra mano la recuperación de la especie o su total extinción.
Según datos de www.animalesenextinción.com a principios de los 90 habían alrededor de 1200 individuos. Hoy día, son 300 y poco en 3 poblaciones diferentes que no tienen contacto entre sí: 2 en Andalucía (unos 300 individuos) y otra en Toledo (unos 15). Una decadencia escalofriante. Una decadencia de la cual es responsable el ser humano, como todas las extinciones.

La historia del lince ibérico es una historia triste, amarga. Se ha luchado para que la especie pueda seguir hacia adelante, subsistir, haya una población con un mínimo de calidad y de estabilidad pero que, por unas u otras causas, al final la tendencia es negativa.
Si repasamos las principales causas del declive de la especie veremos que son variopintas:

 -Naturales como pueda ser la falta de su alimento principal (el conejo)a lo largo del tiempo por enfermedades como la mixomatosis primero, la neumonía viral después, y finalmente una variante de la enfermedad hemorrágica del conejo que este año ha acabado con nada más y nada menos que el 75% de la población del conejo. ¿Os imagináis que vuestra casi única fuente de alimento se redujera en un 75%? Demoledor...

-No naturales como la pérdida su hábitat, atropellos, lazos, venenos, caza ilegal...

Con el lince se ha trabajado mucho para ayudarle a salir hacia adelante. Es verdad, hay que reconocerlo. Algunos de los programas de estrategias de conservación que han estudiado, y aprobado por la Comisión Nacional de Protección de la Naturaleza (1999) son lo siguientes:

Coordinación/Cooperación
Protección y restauración de Hábitat
Reducción del aislamiento poblacional (evitar poblaciones cada vez más pequeñas)
Gestión cinegética (caza)
Incrementar la disponibilidad de alimento (principalmente conejo)
Evitar la mortalidad no natural (atropellos, trampas de conejos...)
Investigación
Seguimiento (conocer para poder proteger)
Programas de cría en cautividad (ex - situ)
Sensibilización
Desarrollo de normativa específica. Actuaciones de orden político
Flujo de información
Recursos materiales y financieros

Se trabajó al respecto. Mucho, insisto. Pero quizás no suficiente o no de calidad. El proyecto para la conservación del Lince Ibérico recibió un pequeño soplo de aire positivo con los (inesperados) buenos resultados que salían de los programas de cría en cautividad para su posterior suelta en medio natural pero salvaje: cuando incialmente la tasa de supervivencia era del 61%, en 2013 se llegó al 83%.(fuente: www.animalesextinción.es) Los datos invitaban al optimismo, y se empezó a trabajar para su suelta: para este año se realizó una suelta progresiva de entre 50 y 60 individuos entre Andalucía y Toledo. Una cantidad importante y con gran esperanzas por los resultados de tasa de supervivencia antes comentados.

¿Cómo de bien se iban a apañar los linces una vez sueltos? ¿Saldrían adelante? Desgraciadamente el planteamiento de la suelta no fue el correcto: los animales soltados eran jóvenes "en dispersión" buscando un nuevo territorio, una pareja, explorando.. y resultó (resulta, pues el problema sigue siendo actual) que esos individuos en dispersión buscando un territorio propio tuvieron que cruzar, entre otras cosas, pasos peligrosos como carreteras. Y empezaron los atropellos. La sangría de atropellos. Más de 20 linces muertos atropellados en las carreteras, en puntos negros para ellos que se conocen, pero no se trabajan lo suficiente como para solucionar (o al menos rebajar) el problema. Porque se sabía que esos individuos se iban a mover de donde se soltaron. Y, también, porque se sabe cuáles son esos puntos negros y no se hace nada para marcarlos y ser conscientes de ellos.
¡20 linces atropellados! ¡De una población de algo más de 300 individuos! Casi un 10% muertos por esta causa. Pero a ellos hay que sumarles los muertos por caza ilegal, venenos y lazos: 8 más.

28 muertos. De 300 individuos.

Está en nuestra mano. Pero hay que trabajarlo de otra manera. O acabaremos llorando su pérdida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada